TICTOC Boutiques en México. Boutique Boho Chic en México. Boutique Bohemia en México. Boutique Vintage en México. Boutique Hippie en México

 

  • Mi carrito
    $ 0.00
    0
    • Tu carrito está vacío.
mayo 4th, 2018

¿PIENSAS QUE MEDITAR ES CANSADO O INCÓMODO?

¿PIENSAS QUE MEDITAR ES CANSADO O INCÓMODO?

MEDITA MIENTRAS ESTÁS ACOSTADO

 

Aún cuando no consigas llegar a una meditación profunda, tendrás un momento de relajación muy satisfactorio y saludable.

¿Por qué no intentarlo?

 

La postura correcta para meditar, solamente tiene una condición: la espalda recta.

No es necesario permanecer sentado en flor de loto; sólo recuéstate en el suelo o en tu cama sin almohada.

 

 

Comienza a respirar profundamente y empieza a hacer conciencia de cada parte de tu cuerpo.  Mientras tomas aire, siente tus pies y al exhalar, relájalos por completo. Con cada respiración vas avanzando a lo largo de tu cuerpo: pies, pantorrillas, muslos, vientre, espalda baja, espalda alta, hombros, brazos, manos, cara, y finalmente la cabeza.

Terminando esta primera parte de relajación, te sentirás excelente.

 

Permanece en la misma posición y mantén una respiración profunda y tranquila. Concéntrate en el área del centro de tu frente, justo por encima de tus ojos.

Si te llegan pensamientos, déjalos pasar, no luches por quitarlos de tu mente.

A diferencia de la idea que se tiene sobre borrar todos los pensamientos, meditar es simplemente concentrarse en una idea u objeto. Es por eso que, para lograrlo se acostumbra repetir mantras; mirar fijamente un objeto físico, como un mandala; o visualizar un lugar o paisaje natural y relajante (con agua que corre, viento, por ejemplo).

 

Permanece así el tiempo que desees, y disfruta de los beneficios inmediatos.

 

¿Cómo sabes si meditaste? Cuando tu cuerpo y mente lograron un estado meditativo (sin importar su duración), te sentirás verdaderamente descansado y en calma. Al continuar con tus actividades, incluso dormir, encontrarás mayor equilibrio en tu cuerpo, mente y emociones. En el caso de seguir con tu día, notarás más energía y facilidad para desenvolverte.

 

Al respirar profunda y correctamente, llevas más oxígeno a cada parte de tu cuerpo, incluidos tus órganos internos. Es por eso que, al terminar una meditación, percibimos nuestro entorno intensamente; los colores y sonidos se avivan, e indudablemente nos sentimos motivados, despejados y en paz.

 

Al realizar esta sencilla práctica con regularidad, cada vez te será más fácil conseguir un estado meditativo, disfrutando de todos sus beneficios: menor estrés, menor ansiedad, más energía y fuerza vital.

COMPARTIR EN...
1
¡Hola! También podemos atender tus dudas por Whatsapp. Da clic en el botón de abajo para enviarnos un mensaje.
Powered by